Queimada, la isla de Brasil que no podrías visitar

Ubicada a 32 kilómetros de las costas de Sao Pablo en Brasil, Queimada Grande es una isla que, si bien sería increíble visitar por su privilegiada ubicación y clima tropical, sería absolutamente peligroso hacerlo debido a la sobre población de serpientes venenosas con la capacidad de matar casi al instante.

La isla es el hogar de la bothtrops insularis o serpiente cabeza de lanza dorada, un reptil que se encuentra entre los más venenosos del mundo. Su veneno tiene la capacidad de generar una necrosis instantánea en el área de la mordida de la víctima, e incluso genera sangrado intestinal, insuficiencia renal y hemorragia cerebral.

Su letalidad es confirmada por las estadísticas del gobierno de Brasil, que concluyen que el 90% de las muertes por mordedura de serpientes se deben a especies de esta familia. Por esta razón, hay una prohibición gubernamental para ingresar en la isla, salvo permisos que rara vez son dados a científicos.

Según algunas leyendas locales, se dice que hay cinco serpientes por cada metro cuadrado, aunque un documental de Discovery Channel afirma que son solo una. Lo cierto es que la población de esta familia de serpientes es tan alta, que tienen un alto riesgo de endogamia.

La razón por la cual hay tantas serpientes en esta isla es porque hace más de 11 mil años, al subir el nivel del mar, la isla quedó separada del continente, atrapando especies de serpientes que se reprodujeron por la falta de depredadores. El veneno de las serpientes fue volviéndose cada vez más fuerte, ya que solo las más tóxicas lograron sobrevivir.

La única construcción en la isla es un faro, que hasta principios del siglo XX fue mantenido por un farero, hasta que fue posteriormente reemplazado por uno automático.

La isla fue declarada Área de Interés Ecológico por decreto federal el 5 de noviembre de 1985.

Imágenes: Wikipedia

 

Comments

comments