1 minutos de lectura

A Nintendo no le agrada ni un poquito que sus consolas sean hackeadas y menos que sus juegos puedan ser jugados sin que se pague por ellos. Ya en el pasado la compañía persiguió métodos de hackeo de consolas como la Wii, 3DS y WiiU, así como ROMs no autorizados de sus juegos. Por eso no es de extrañar que ahora se enfoque en la piratería en su más reciente consola, la Nintendo Switch.

De acuerdo a Polygon, Nintendo tomó medidas el pasado viernes contra los revendedores de software pirata, que permite hackear la Switch. En una corte de Ohio, la compañía demandó a UberChips. También se hizo lo mismo con otros usuarios anónimos en el estado de Seattle que se encargaban de hacer lo mismo.

Los demandados se encargaban de vender software desarrollado por el grupo de hackers denominado Team Xecuter, quienes crearon un software no autorizado para corromper las medidas de protección de la consola, para acceder a esta y ser modificada. Esto permite que se jueguen versiones piratas de los juegos de Nintendo.

Si bien es el Team Xecuter el desarrollador del software, Nintendo ha buscado enfocarse en los revendedores, ya que son un blanco más fácil de atacar judicialmente. Recordemos que al grupo de hackers no se les conoce la identidad, por lo que sería complejo tomar acciones legales.

Comments

comments

Ir arriba